¡Adiós Marzo!

¡Adiós Marzo!

Yo también odio cuando se despiden de los meses como si fueran personas. Pero este mes lo amerita.

Hoy, me despido del mes de marzo siendo una persona absolutamente diferente a cuando empezó. Una persona renovada en sus creencias y convicciones de vida. Una persona que a la que el piso se le movió como un terremoto al cabo de 30 días.

Aún no sé como me va ir en mis nuevos roles, aún no sé si estoy tomando las decisiones correctas, aún no se si he perdido algo o lo he ganado todo. Aún no sé nada, pero tengo una tranquilidad entre mis poros  que hace tiempo no sentía. Es como estar llena de todo y de nada a la vez. Es una paz que no se encuentra en los libros… ¡Todo muy raro!

Marzo me dejó la subida al tercer piso. Un cambio que, les confieso, esperaba con ansias. Hace tiempo quería dejar de ser “la de 20” para convertirme en “easy, breeze, beautiful… covergirl” es decir, en esas viejas súper empoderadas que caminan por la calle dejando su vida en cada paso. En fin, todo muy de ensueño, pero al fin y al cabo como me lo imaginaba.

Así, cumplí 30 estando tranquila. Cumpliendo 6 meses de operada de la manga gástrica, con 26 kilos menos, sin tanta piel colgando, con un novio maravilloso, con mi familia al lado y con mis amigos y compañeros de trabajo que me aprecian y me consienten. ¿Quién podría quejarse de algo así?

Cumple

¡Feliz cumpleaños a mí!

Lo de la piel colgando entiéndase como MUY importante.

Hasta ahí, pensaba que listo. Todo bien. Lo habíamos conseguido. 30 años sin morir es un buen logro.

Pero Dios (Alá, Buhda, FitLife, Mr. Músculo, Sr. Sol, una fuerza superior, el Dios Gluten o Herbalife) o cualquier deidad en la que crean, tenía otros planes para mí. A los muy pocos días de treparme al piso de arriba me enteré de la noticia… ¡Estaba embarazada! Pero no “embarazadita ahí” sino MUY EMBARAZADA. Muy. Muy muy. Algo así como #NoSabíaQueEstabaEmbarazada de Discovery Home & Health versión Colombia.

¿Cómo-así-qué-como-así-que-como-fue?

Pues sí. Si Oscar (mi novio) no se guanabaneó (gracias @Jennboshell por el término)  con la inesperada noticia… pues ningún PAPÁ TIENE DERECHO A GUANABANEARSE POR UN BEBÉ EN ESTA VIDA. ¿Leyeron papitos irresponsables?

Pues nos hicimos la prueba de embarazo y RE POSITIVA y después fuimos a la obstetra y me puso el aparato de la eco y se vió un súper bebé. Grande y lo suficientemente formado para entender una ecografía

¿Saben cuán formado debe estar un bebé para que se vea en una ecografía? ¡Ay! Dios.

¡Un bebé en toda su expresión! Oscar y yo nos miramos asustados. Yo entré en crisis y él no. Me abrazó, me amó, me dijo que íbamos a estar bien y pues qué les digo… estamos muy bien. Pero yo de él me habría enloquecido. Mejor dicho, sí me enloquecí un poco.

1017627_10153679531034864_4664412807826584042_n

La exacta primera imagen que vimos del bebé.

 

Muchos me han preguntado que cómo no sabía y que si el período y que si vómitos y que si mil cosas. Pero para aumentar el engagement y los clics en este blog, esto estará en otro post. Lo que si les digo es que no es fácil saber que uno es mamá de 5 meses en sólo 3 semanas. Apenas lo estamos decantando.

Empecé marzo siendo “easy, breeze, beautiful… covergirl” y terminé siendo esposa, mamá… ¡Y feliz!

No les puedo explicar. Pero ser mamá en tres semanas, me ha cambiado la vida.

Entonces, hoy… con todas las fuerzas que tengo, digo:

Captura de pantalla 2016-04-01 a la(s) 12.10.30

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

Decisión tomada: ¿Y ahora? – La bariátrica

Bueno, les había contado aquí un poco de mi historia de vida y las razones para hacerme la manga gástrica. Y decisión tomada.

Entonces empecé a contarle a la gente que me importa todo lo que pasaría en el proceso, empezando por mi familia (de quienes me preocupaba un poco cómo iban a tomar la idea), mis amigos, mis compañeros de trabajo. Y desde allí, todo se volvió una serie interminable de conversaciones sobre porqué, cómo, cuándo y si estaba segura.

Y sí, estaba absolutamente segura.

Con mi novio fue otro cuento, porque él había sido partícipe de todo mi proceso de toma de decisión, de averiguación, de llanto por el susto, de acompañamiento y siempre siempre había apoyado la idea desde que me hiciera feliz, más allá de mi peso. Él, sin duda, se convirtió en esa mano que me acompañó amorosamente durante todo el proceso, la mirada y la respuesta a tiempo, la certeza de que más allá de mi operación lo que importaba era cumplir mis sueño, era ser más feliz.

Y empezó este camino:

  • Lo primero fue averiguar el costo de la operación y los exámenes previos para saber cómo costearlos (a mí me tocó de manera particular debido a mi índice de masa corporal IMC). A mí y de acuerdo a mis condiciones, me costó entre 15 y 20 millones de pesos y los exámenes -con un paquete de la clínica- me costaron 600 mil. Sé que es un montón, pero nada es caro cuando se trata de darse regalos de vida para uno mismo.

¿Quién mejor que yo para regalarme motivos de felicidad?

  • Hubo unos valores que no costeé pero les recomiendo que lo tengan en cuenta y es el valor de las vitaminas y suplementos alimenticios que acompañarán la dieta después, además de los medicamentos del postquirúrgico (esos valen cerca de 700k, en mi caso). Aún no los he comprado, pero les pondré acá el valor también de las vitaminas.
  • Después, el préstamo que para mí fue un camino medio rocoso porque me lo negaton la primera vez. La verdad, fue un golpe durísimo pues consistía en la frustración de dejar el proceso a medias. Lloré muchísimo y eso implicó mover la fecha. Nuevamente con apoyo de mi novio pude levantarme del impase y al final la logramos. ¡Ya estaba más montada en el bus!
  • Los exámenes fueron otra cosa. Después les hago la lista técnica de cada uno, pero se hacen en medio día y al día siguiente… ¡Aprobación! 

¿Y ahora? 

Ahora a enfrentar la decisión tomada. Operación el 23 de septiembre.

*se muere de los nervios*

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

La cirugía bariátrica… ¿Yo? – Mi decisión, parte uno

La cirugía bariátrica… ¿Yo? – Mi decisión, parte uno

Lo único que tengo seguro en este momento es que este es mi blog misceláneo así que lo utilizaré también para escribir sobre mi decisión de ser saludable y flaca.

– ¿Qué cómo así, qué cómo así, qué cómo fué? ¡Ajá!… Saludable y flaca.

Recibí ideas de contar mi pequeña historia al mundo de personas muy importantes en mi vida, por ejemplo mi novio quién cree en mí y en mi capacidad de escribir. Y, teniendo en cuenta lo terapéutico y formativo que fue la experiencia de contar la historia de mi relación con el cáncer de mi papá, pues me voy a lanzar a la aventura de recorrer este camino de mi nueva vida también en letras.

Así que está soy yo, a mis 29 años. Con todas mis batallas, glorias, luchas, problemas, kilómetros recorridos e inmensas alegrías:


Una vez una flaca asumió por Twitter que porque era gorda, vivía sin amor. De hecho, me llamó “Gorda sin amor” solo porque no estuve de acuerdo con algo que dijo. Aunque la flaca importa poco, su calificativo me hizo pensar que tristemente, esa asociación no es solo suya y se generaliza cada vez que una gorda, como yo, permite que sus inseguridades internas medien en su relación con el mundo. ¡Tenemos que trabajar tanto en eso!

En fin, yo he sido gorda siempre y feliz siempre. Tengo una familia que me adora, me cuida y procura mi bienestar. Unos amigos que se han convertido en mi propia familia adquirida y un novio inigualable que me quiere tal y como soy (y su familia…. Ni qué decir de lo maravillosos que son). Ser gorda no me ha impedido llegar a donde he querido laboralmente, ni dejar de tener admiradores, ni nada. He vivido tranquila y eso no lo paga nada en el mundo.

Sin embargo, siempre sentí que el hecho que no me cerraran los pantalones o que no me quedara la blusa que quería no correspondía con esa vida equilibrada que he procurado tener, así que después de pensarlo años de años decidí que quería hacer algo definitivo.

Investigué, investigué e investigué como Sherlock Holmes

Y después de preguntar en infinitos médicos, llegó la decisión: la manga gástrica, que era el proceso para mí debido a mi peso, mi talla, mis expectativas y aspiraciones.

Y empezó una nueva lucha…. ¿Me la hago o no?  ¿De dónde saco la plata? ¿Y si me arriesgo y me muero? Y ese será contenido del próximo post, cuyo link irá aquí.

Gracias por leerme. ¿Tienes curiosidad o estás pasando por lo mismo? Escríbeme un comentario y conversamos  *carita feliz*

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

@RamoColombia… #LosMaizitosViejos

Ufff! Hace como mil quinientos años que no escribo. Pero ya arreglé el blog y le cambié el look. Creo que quedó mejor #CaritaFelizparaMí

Les voy a contar una historia de cómo el manejo de redes sociales le puede bajar el amor por una marca, independientemente de lo arraigado que ese amor esté. El caso de hoy: @RamoColombia.

Bajarlo un poquito, porque no hay nadie en este mundo que pueda odiar el ponqué Ramo. 

Continue Reading…

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

10 tips para proteger tus datos personales en tu entorno vitual… ¡Fácil!

PersonalDataÚltimamente se ha hecho noticia el tema de los datos personales por todo el ‘boom’ mediático que ha traído consigo la Ley de Protección de Datos en Colombia. Pero, más allá de la ley y de la explosión social que ha tenido el tema, proteger y cuidar nuestra información personal en la red es vital para asegurar una navegación segura y sin riesgos bien si estamos hablando de información general, gustos y aficiones o bancaria, de entretenimiento, entre otros.

Continue Reading…

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

¿Cómo saber qué porcentaje de mis followers son falsos?

Pues en una de esas discusiones que se generan en el grupo de Facebook  de Community Manager Colombia, de esas que a veces son muuuuy sosas, alguien preguntó si se tomaba en cuenta qué porcentaje de followers en Twitter son falsos a la hora de elegir un influenciador para una marca.

Continue Reading…

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

¿Qué las redes sociales no sirven para nada?

#NotaMental: Leer hasta el final.

¡Seguro que hemos escuchado muchas veces que las redes sociales no sirven si no para perder el tiempo! Incluso algunos de nosotros hemos llegado a pensar que sí es cierto a veces.

Bueno, yo no. Las redes me lo enseñan todo todos los días del mundo mundial.

Continue Reading…

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

Re-enamorarse de una marca: Caso @TottoColombia

¡Loncheras pa' la office!

¡Loncheras pa’ la office!

No soy la gurú de la tecnología, pero sí una apasionada de las redes sociales. Entre otras cosas, porque como comunicadora social que soy, he reconocido el inmenso potencial que tienen para comunicar más allá de lo corporativo: hablar de las emociones, el feeling, el tono de las marcas y eso, mis queridos, eso va más allá de los números y las métricas.

¡Eso es comunicación pura!

Continue Reading…

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr
¡Encontrémonos en Twitter!
Temas para Todos los Gustos
.