¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

La cirugía bariátrica… ¿Yo? – Mi decisión, parte uno

La cirugía bariátrica… ¿Yo? – Mi decisión, parte uno

Lo único que tengo seguro en este momento es que este es mi blog misceláneo así que lo utilizaré también para escribir sobre mi decisión de ser saludable y flaca.

– ¿Qué cómo así, qué cómo así, qué cómo fué? ¡Ajá!… Saludable y flaca.

Recibí ideas de contar mi pequeña historia al mundo de personas muy importantes en mi vida, por ejemplo mi novio quién cree en mí y en mi capacidad de escribir. Y, teniendo en cuenta lo terapéutico y formativo que fue la experiencia de contar la historia de mi relación con el cáncer de mi papá, pues me voy a lanzar a la aventura de recorrer este camino de mi nueva vida también en letras.

Así que está soy yo, a mis 29 años. Con todas mis batallas, glorias, luchas, problemas, kilómetros recorridos e inmensas alegrías:


Una vez una flaca asumió por Twitter que porque era gorda, vivía sin amor. De hecho, me llamó “Gorda sin amor” solo porque no estuve de acuerdo con algo que dijo. Aunque la flaca importa poco, su calificativo me hizo pensar que tristemente, esa asociación no es solo suya y se generaliza cada vez que una gorda, como yo, permite que sus inseguridades internas medien en su relación con el mundo. ¡Tenemos que trabajar tanto en eso!

En fin, yo he sido gorda siempre y feliz siempre. Tengo una familia que me adora, me cuida y procura mi bienestar. Unos amigos que se han convertido en mi propia familia adquirida y un novio inigualable que me quiere tal y como soy (y su familia…. Ni qué decir de lo maravillosos que son). Ser gorda no me ha impedido llegar a donde he querido laboralmente, ni dejar de tener admiradores, ni nada. He vivido tranquila y eso no lo paga nada en el mundo.

Sin embargo, siempre sentí que el hecho que no me cerraran los pantalones o que no me quedara la blusa que quería no correspondía con esa vida equilibrada que he procurado tener, así que después de pensarlo años de años decidí que quería hacer algo definitivo.

Investigué, investigué e investigué como Sherlock Holmes

Y después de preguntar en infinitos médicos, llegó la decisión: la manga gástrica, que era el proceso para mí debido a mi peso, mi talla, mis expectativas y aspiraciones.

Y empezó una nueva lucha…. ¿Me la hago o no?  ¿De dónde saco la plata? ¿Y si me arriesgo y me muero? Y ese será contenido del próximo post, cuyo link irá aquí.

Gracias por leerme. ¿Tienes curiosidad o estás pasando por lo mismo? Escríbeme un comentario y conversamos  *carita feliz*

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

@RamoColombia… #LosMaizitosViejos

Ufff! Hace como mil quinientos años que no escribo. Pero ya arreglé el blog y le cambié el look. Creo que quedó mejor #CaritaFelizparaMí

Les voy a contar una historia de cómo el manejo de redes sociales le puede bajar el amor por una marca, independientemente de lo arraigado que ese amor esté. El caso de hoy: @RamoColombia.

Bajarlo un poquito, porque no hay nadie en este mundo que pueda odiar el ponqué Ramo. 

Continue Reading…

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr
¡Encontrémonos en Twitter!
Recent Posts
Temas para Todos los Gustos
Meta
' .